Santiago Roncagliolo "Abril rojo"


En 2006, el peruano Santiago Roncagliolo se ganó merecidamente el honor de ser el ganador más joven del Premio Alfagura con una novela rotunda que sintetiza lo mejor de la literatura sociopolítica hispanoamericana sabiamente aderezado con elementos de thriller, literatura policíaca y hasta terror. El “héroe” de Roncagliolo, el fiscal Félix Chacaltana, recién vuelto a su provincia natal, Ayacucho, tras traumáticas experiencias personales en Lima, en busca de un reposo espiritual que no hallará  es un personaje fascinante por muchas razones. Sin necesidad de recurrir a sus rasgos de “antihéroe” o a su anclamiento edípico en el dolor de la muerte de una madre que domina su vida cotidiana, fascina en él su enfrentamiento con un sistema cuya corrupción todos parecen dar por hecho menos él, viciado por oscuros mecanismos de manipulación social y política y por una profunda misantropía que es la excusa perfecta para justificar su falta de compromiso. Tanto en sus rasgos de pacato cumplidor del deber como en los momentos en que se muestra más valiente y resolutivo, su inocencia parece intacta y su antagonismo parece del todo espontáneo, sin sombra de premeditación. La novela quizá toca techo en el episodio en que Chacaltana, para que no “estorbe”, es mandado como inspector de elecciones (¿democráticas?) a Yawarmayo, pobrísima y sórdida provincia donde la opresión del poder estatal se suma a los residuos del terrorismo de Sendero Luminoso y sus múltiples tácticas intimidatorios (memorable la escena de los perros decapitados), escenario donde incluso Félix habrá de traicionar su ética privada y mostrarse cobarde ante los periodistas que podría haber utilizado para denunciar la auténtica situación del lugar. En su exposición de las interioridades desgarradas de la Latinoamérica más dura, Rocangliolo raya a la altura de los colombianos Fernando Vallejo o Evelio Rosero. Junto a estos elementos de tono social (muy notable también la visión lúcida y crítica sobre Hispanoamérica que se deriva de las conversaciones del protagonista con el preso por terrorismo Durango), la novela se redondea con un thriller sangriento perfectamente tramado hasta en sus mínimas piezas: Chacaltana investiga la aparición de un cadáver quemado y horriblemente mutilado en un granero, al que seguirán toda una serie de asesinatos similares de las personas cercanas a su entorno. 

1 comentarios:

Anónimo dijo...

cuales son los personajes principales de esta novela :(

Publicar un comentario en la entrada